Cada cosa en su sitio

Inicio / MAESTRO-ALUMNOS / Cada cosa en su sitio

Cada cosa en su sitio

Una de las bases de la comunicación eficaz es aprender a vivir en el momento presente.

Vivir en el pasado nos hace sentir deprimidos y vivir pensando en el futuro nos genera ansiedad, sabrás que estás viviendo el momento presente cuando te sientas en paz.

En cualquier situación que se nos plantea en nuestro día a día, desde una discusión tonta hasta una situación más complicada tengo la posibilidad de elegir que  hacer o decir para afrontar el momento de la mejor manera posible.

Distinguir aquello que depende de mí y no hacer míos los problemas del otro es la base para empezar con buen pie, cuando hago míos los problemas de los demás o responsables a los demás de mis problemas las cosas se enredan y la comunicación no puede ser fluida ni eficaz.

En estas situaciones nos calentamos mucho la cabeza inútilmente, hablamos con el otro tratando de ayudarle dándole consejos, sermones, opiniones, ideas etc,  normalmente de poco sirven, eso sí nos auto convencemos pensando que todo lo que le digo le va calando y que algún día lo entenderá o que seguro que le ha servido para algo.

Para empezar a comunicar bien hemos de situarnos en la posición de saber de quien depende qué y colocar cada cosa en su sitio.

Distinguir de quien es el problema en cada momento y dejar que cada uno se encargue de hacer lo que depende de él es un paso que debemos dar si queremos construir relaciones auténticas y de autorresponsabilidad.

Con los hijos es muy frecuente que hagamos nuestros sus problemas, en ese momento se genera una incapacidad para poder ayudarles realmente y que ellos encuentren su propia solución ya que si considero que el problema es mío o lo que quiero por encima de todo es sacarle del problema para aliviar mi preocupación  lo que haré es hacer o decir cosas que en realidad no servirán de nada puesto que la solución la tiene el otro y no yo, o lo que es peor acabo dando mis soluciones sin dar la oportunidad al otro de darse cuenta que él puede encontrarlas por si mismo.

En las relaciones nos encontramos continuamente en situaciones que nos generan incomodidad, angustia, ansiedad, rabia y un sinfín de sentimientos más, el trabajo es clarificar en cada momento de quien es esa incomodidad esto nos ayuda a vivir en el presente, cuando hayas clarificado a quien corresponde esa incomodidad o problema, si es tuyo toma conciencia de  lo que dependa de ti y deja que el otro se encargue de lo suyo, no se trata de pasar del otro puedes plantearte si quieres ayudarle de verdad, y si es así empieza aceptando su situación y saliéndote del juicio y la interpretación que tú haces de ella.

Ante situaciones o sentimientos contrariados empieza por preguntarte ¿a quien le duele el estómago?,esta sencilla práctica te llevará un paso más allá para que tu comunicación sea más efectiva y te aportara claridad en  situaciones o momentos de tensión.

entradas recomendadas
Contacto

Contacta con nosotras

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search