Gestionando hijos

Inicio / PADRES-MADRES-HIJOS / Gestionando hijos

Gestionando hijos

El sábado pasado estuve en Madrid en el congreso sobre educación que organizaba el proyecto Gestionando Hijos, saber más para educar mejor.

La conclusión a la que llego es que estamos profundamente desconectados de nosotros mismos. Tengo 37 años pertenezco a una generación de hijos cuyos padres y maestros con toda la buena fe del mundo, con ilusión y teniendo grandes sueños para nosotros quisieron ofrecernos lo mejor y “lo mejor” en aquel momento eran los mejores juguetes, ropa, escuelas, etc. No querían que pasásemos lo que ellos habían pasado, en todas las casas se colocó un televisor en el salón, los que podían también pusieron un televisor  en la habitación de cada hijo, nos matricularon en clases de tenis de inglés, informática etc, todo con la mejor de las intenciones, nos fuimos desconectando poco a poco y nos hicieron creer que para ser alguien había que tener mucho.

Nosotros, una generación de obedientes sin causa nos lo creímos y  no solo eso si no que ahora vamos un paso más allá con nuestros hijos, sin darnos cuenta buscamos su éxito profesional, todo lo que hacemos está destinado a que en el futuro se ganen la vida, aunque sea a costa de perder la infancia que ahora tienen. Lo curioso es que cuando hablas con cualquier padre o madre todos coincidimos en que lo único que queremos es que nuestros hijos sean felices, a la hora de actuar la cosa cambia, niños cargados de actividades para que aprendan o se entretengan, el disfrutar de la vida, de la libertad, el juego libre o el contacto con la naturaleza lo dejamos para más adelante por que ahora entre el colegio y las actividades apenas les queda tiempo para más.

Lo que no sabían nuestros padres y tampoco parece que estemos teniendo en cuenta nosotros, es que para desarrollar unas buenas bases emocionales y mentales los niños necesitan vivir su infancia, inventar cosas, correr riesgos, frustrarse, tener tiempo para jugar, maravillarse con la vida y conectar con la naturaleza en todas sus dimensiones.

¿Hasta que punto la felicidad y osadía de un adulto dependen de lo que ha vivido en su infancia?, creo que es directamente proporcional.

Estamos expuestos a tanta información que no sabemos que hacer con ella, rara vez usamos esa información para mejorar nuestra calidad de vida.

El sábado disfrute mucho, estuvo muy bien, me alegra ver como somos cada vez más los padres, madres y educadores que nos damos cuenta de nuestra propia desconexión, me siento parte del movimiento que se está generando en torno a la educación y me reafirmo en que la comunicación es el camino a la conciliación, hoy más que nunca los educadores necesitamos herramientas para aprender a hacer las cosas de otra manera, unirnos y  soltar lo que hemos aprendido y no funciona para salirnos de la prisa, de los agobios y aprender a disfrutar más de la vida.

Preparemos a nuestros hijos para ser, pues el mundo les preparará para tener.

entradas recomendadas
Contacto

Contacta con nosotras

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search