La relación profesor-padre-alumno

Inicio / MAESTRO-ALUMNOS / La relación profesor-padre-alumno

La relación profesor-padre-alumno

El sistema educativo vive momentos de cambio. La vida es muy diferente a cómo era hace tan solo 30 años y en las aulas esos cambios son grandes. Cuando yo iba a la escuela la figura del profesor era muy distinta a la que ahora mismo existe, tanto en su relación con los alumnos como en su relación con los padres.

Por decirlo de alguna manera la figura del profesor no se cuestionaba: era la autoridad que se acataba. En términos generales, los niños éramos más sumisos y los padres depositaban su confianza en la figura del educador, cuando surgía un conflicto era éste el que planteaba la resolución y no había mucho más que hablar.

Hoy las cosas son bien distintas. Ni los profesores gozan de un reconocimiento social a priori, ni los niños son lo sumisos que éramos nosotros. Ahora no se callan, necesitan exponer su punto de vista. Y los padres con trabajar unas veces sienten que ya hacen bastante, en otras se ven ante dos versiones distintas o incluso con que su visión no coincide ni con la del profesor ni con la del hijo o, teniendo la misma visión que el profesor, no saben qué hacer. En este escenario, cuando surge un conflicto ¿Qué sucede? Pues que es un caos. Antes había un orden, que no era el mejor, pero que resolvía.

Ahora ese orden no nos vale y ¿de qué forma resolvemos? Necesitamos más que nunca habilidades para dar respuesta a este tipo de situaciones que son cotidianas, que se van a repetir en nuestra vida. Y el primer paso es que se establezca una comunicación sólida adulto-niño, en ambos casos. Tanto el profesor como el padre son figuras de referencia para el niño y, como tales, le están dando un modelo de relación y comunicación al niño. Si queremos que en momentos de conflicto sepamos cómo resolver, hemos de establecer en el día a día una relación de respeto mutuo con el niño. Esto él lo sabe reconocer perfectamente. Y, cuando esto se da, la confianza aparece. Y, cuando la confianza aparece, cualquier cuestión, por delicada que sea, es planteable y se puede resolver desde el diálogo honesto.

Y este es el gran reto al que se enfrentan tanto padres como educadores hoy, el generar relaciones sanas, donde dejemos un lado los métodos coercitivos que no funcionan a medio ni largo plazo y establezcamos modelos de autorresponsabilidad donde formemos a personas capaces de tomar decisiones, de dialogar y de relacionarse desde el respeto a la diferencia.

Los retos vienen cuando estamos preparados para asumirlos, porque tanto padres como profesores tienen la capacidad de asumir este reto y de llevarlo adelante. Nosotros desde aquí seguiremos alentándoos a ello y acompañando a todos aquellos que ya lo estáis haciendo.

entradas recomendadas
Contacto

Contacta con nosotras

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search